martes, 10 de mayo de 2016

Ponte en sus zapatos #maderasqsonv

El grave problema de la crisis de refugiados de Siria fue el detonante. 

Era imposible permanecer impasible ante el genocidio,y ante la estulticia y la pura y gratuita maldad de los gobiernos de todo un continente,por no decir de todo el planeta,y ya está dicho,que están ignorando el sufrimiento de miles de seres humanos,que,en condiciones deleznables,tratan de sobrevivir a una guerra sin sentido,como todas las guerras.

Era imposible permanecer impasible ante la inactividad de esas fuerzas políticas,mediáticas, que,de pensamiento,palabra,obra y omisión,actúan,o dejan de hacerlo, impunemente, para mayor verguenza de quienes creemos y luchamos por la dignidad del ser humano por sobre todas las cosas,o,al menos,tratamos de contribuir a ello.

Era imposible,como "profe" que aspira a educar,y no sólo a enseñar una materia con mejor o peor fortuna y atino,no tratar de fomentar la empatía de los estudiantes con esas personas que están viviendo una situación tan dolorosa.

Fue por eso que me planteé un proyecto de aula,con el objetivo de intentar acercar tan dura realidad a los alumnos, para intentar concienciarlos,favorecer su conciencia crítica,y ser cómplice en esa educación en valores y respeto a los derechos humanos que me parece simplemente imprescindible. O, al menos,no dejar de intentarlo,que no es poco. Y soñé con llevar este trabajo a cabo en stop motion.

Como,al fin,no nos inventamos nada nuevo,sino que nos reinventamos,como bien podemos,en poco tiempo surgieron en la red otros proyectos que aunaban el trabajo que yo había planteado: AYLÁN PROJECT y SOLIDARY TEACHER,cuyo objetivo era,justamente,tratar de sensibilizar al alumnado con la tragedia de los refugiados,y CONTAMOS CON E-MOTION,cuyo objetivo era llevar a las aulas las creaciones audiovisuales y la narrativa digital con stop motion.

Lo que la serendipia ha unido,que no lo separen las egolatrías de los docentes enredados -mi proyecto es más,o es menos,o tiene más visitas,o yo he salido en tal revista,o en el último sarao no se habló de otra cosa que de...-

No es concebible otra cosa que aunar esfuerzos,sumar sinergias,como dice Mercedes a modo de mantra. El concepto de #edumaridaje que acuñaron los amigos de CHOCOCHARLAS es,desde mi punto de vista,miope y astigmático,pero mío, que no es poco, el único modo posible de compartir en las redes. Es por eso que este post se publicará al mismo tiempo en todos estos proyectos. Porque no tiene sentido hacerlo de otra manera.

Respecto a la actividad propuesta,os cuento:

El proceso de este trabajo,no nos engañemos:no ha sido fácil,nada fácil. Alumnos cuyas necesidades básicas están más que cubiertas -afortunadamente es el caso de la inmensa mayoría- y cuyas vidas son cómodas,relativamente tranquilas,con las solas preocupaciones - o casi- propias de la (pre)adolescencia,alejados del mundanal ruido en los tranquilos pueblos de La Mancha... ¿Preocuparse por una realidad tan lejana,tan ajena? No ha sido ni medio fácil.

¿Alumnos cuyos intereses distan muy mucho de la actualidad informativa investigando en las noticias durante días? ¿Estudiantes que visualizan cortos sobre el tema y toman (algo)de conciencia sobre el tema?¿Alumnos que empiezan a asimilar la magnitud del problema al ser conscientes de la geografía de Siria,de su emplazamiento,de los miles de kilómetros que han debido recorrer los refugiados para huír del conflicto?

Durante todo el segundo trimestre hemos abordado el tema incidiendo en la necesidad del respeto a los derechos humanos,inventando historias basadas en un hecho real,y luego llevándolas a cabo usando stop motion.

Los alumnos han participado en la toma de decisiones al elegir el tipo de stop motion a realizar,con dibujos,muñecos,plastilina... y estos son los trabajos que hemos hecho. No son de una extraordinaria calidad técnica,pero están hechos con el corazón, y son fruto de muchos desvelos y esfuerzos (de última hora,para desesperación de la docente que suscribe).

Esperamos que os gusten. 

Loading...
Loading...

Si os ha gustado su trabajo,os agradecería un comentario en su blog.
Mil gracias por anticipado.

Y esta ha sido la secuencia de vídeos y materiales que hemos usado,
por si fuera de vuestro interés.

See on Tackk

lunes, 2 de mayo de 2016

Las dos caras: una fábula para trabajar la escala de grises de los más pequeños

Comparto este cuento que he escrito junto a dos compañeras, Elena y Merche, destinado a alumnos de 4 a 7 años, más o menos. Se trata de un cuento que podemos representar, con tres personajes (un oso, una cebra y el propio narrador, participante).

La historia es una adaptación que mezcla nuestra propia traducción del poema Zebra Question de Shel Silverstein y de la fábula Las dos caras del blog Bosque de Fantasías.

Nuestra historia nos recuerda que no vivimos en un mundo en blanco y negro, sino que debemos aprender a mirarnos a nosotros mismos en una escala de grises. Como en este proyecto, podemos ser maderas y violines, violines y maderas, al mismo tiempo. 

------------------------------------------------


¡Niñas y niños! ¡Madres y padres! ¡Abuelos, tíos, primos y sobrinos! Bienvenidas y bienvenidos a nuestro zoo. Un zoo con muchos animales. Una animalada, vamos. Usted, joven, ¿cuál es su animal favorito? ¿Y el tuyo, niña? Anda, el mismo que el mío.


Nuestro zoo no es un zoo cualquiera. Os diré que en él destacan varios animales por sus rarezas. Incluso algunos se han hecho amigos con el tiempo. ¡Sssss! ¡Silencio! Escuchemos sobre qué charlan ese oso y esa cebra. ¡Atended, atended!


OSO: - Y tú, amiga cebra, siempre sabia,
¿eres blanca con rayas negras
o negra con blancas rayas?
CEBRA: - ¿Tú eres triste pero dichoso, oso,
o más bien feliz pero lloroso?
¿Tú eres limpio pero asqueroso, oso,
o a veces guarro pero lustroso?
¿Tú eres torpe pero mañoso, oso,
o más bien hábil pero patoso?
¿Tú eres movido pero perezoso, oso,
o a veces vago pero latoso?
¿Tú eres valiente pero temeroso, oso,
o eres cobarde pero valeroso?
NARRADOR: Y así siguió una y otra vez la cebra,
dándole y dándole a la hebra.
OSO: - Si lo sé no pregunto. Es que nunca se calla.
Paso de cebras, que me rayan con sus rayas.


Dejadme presentaros a mi amigo el oso, un animal fuerte y grande. Nunca le hemos medido, pero dicen que parece tener casi tres metros de largo y que su fuerza podría aplastar a cualquier persona. Nuestro amigo el oso siempre quiere demostrar una gran valentía ante los demás.

OSO: Soy el oso más valiente y fuerte del mundo mundial.
¿Acaso existirá alguien capaz de hacerme frente en algún lugar?
vacilaba frecuentemente el oso, aplaudido por todos los animales del zoo que solían acobardarse con su mera presencia.

Sin embargo, a espaldas del oso valiente, todos discutían en la búsqueda de un remedio que atemorizara al animal, a nuestro oso, por raro que fuese, convencidos de que algo tenía que acobardarlo.

CEBRA: Pensáis mal, muy mal.
Yo que provengo de países peligrosos,
nunca vi a ningún animal
que ante algo no fuese temeroso.


Así habló la cebra, considerada una sabia entre sus compañeros de zoo. La creyeron, pero aún así se dedicaron a buscar sin éxito qué podría dar miedo a un oso tan valeroso.

Cayó la noche, una noche muy oscura, repleta de nubes. Comenzó una gran tormenta. Los relámpagos eran inmensos y venían acompañados de truenos que hacían temblar la superficie de la tierra y las jaulas. Y cuál fue la sorpresa de los animalillos del bosque al observar que el oso temido y valiente estaba arrinconado en su jaula, aterrorizado con el estruendo de aquella tormenta, pidiendo auxilio con fuertes y lastimosos rugidos.

OSO: Ayudadme, animales compañeros.
Ayudadme, que con estos truenos se me encrespa el pelo.
No quiero ser un oso frito. Por favor, ¡qué paren ya esos truenos!

El oso gritaba, lloraba y no durmió en toda la noche, tal era su miedo. Algunos de sus compañeros, se burlaban de él.

A la mañana siguiente, el oso miraba a todos avergonzado: ¡ya no parecía tan fiero!

OSO: ¡Ya no soy el oso valeroso que todos respetaban!
se dijo a sí mismo el oso quejumbroso.
Los que ayer me tenían miedo, anoche se desternillaban.

CEBRA: ¡Vaya, vaya con el oso valeroso!
¡Si resulta que es temeroso!
Pero, ¿y qué más da?
Yo soy bueno y animoso
Pero peco de ingenioso.
A mí me gustan los colores
Pues negro y blanco me dan dolores.
Estos niños que te miran,
Si les asustan, correrían.
Escúchame, amigo oso,
¡no te asustes por no ser grandioso!
Asústate por ser alguien
a quien todavía no conozco.

Y gracias a la cebra, que siempre estaba rumiando sus ideas, el oso aprendió una gran lección:

OSO: Todos los animales dos caras tenemos.
No importa que seamos grandes,
no importa que seamos pequeños.
Oscuridad, tormentas, leones, …
¡Todos a algo tememos!
Los miedos son parte de mí:
aprenderé a vivir con ellos.


Y colorín, colorado. Este cuento se ha acabado.

Pagad la entrada del zoo si os ha gustado.


Adaptación del cuento: Alberto del Mazo, Elena Zotes y Merche Álvarez